Aunque es más habitual en jóvenes, cualquiera puede llevarla

Es innegable que uno de los factores en los que más nos fijamos a la hora de conocer a alguien es en su sonrisa, y es que es capaz de transformar el rostro y la expresión facial por completo hasta el punto de hacernos más atractivos. No solo eso, sino que, además, una boca bonita y cuidada significa salud, evita problemas que pueden ser graves y derivar en patologías mayores. Por lo tanto, no tenemos que tomarnos a broma la higiene y el cuidado dental.

Uno de los métodos más empleados a día de hoy y el más efectivo para corregir los trastornos bucales es la ortodoncia. Dientes rotados, mordida abierta, sobremordida, espacios entre las piezas… son numerosos los problemas que puede llegar a solucionar, tanto a nivel estético como funcional.

También evita otros malestares como el bruxismo, y las sobrecargas musculares tanto en la mandíbula como en el cuello y cervicales, así como el desgaste excesivo de los dientes, que chocan entre sí si no están colocados de manera adecuada. La correcta alineación de la sonrisa reduce la indicencia de enfermedades periodontales y la aparición de caries.

Puede que al pensar en ortodoncia te imagines a un niño pequeño, adolescente o joven, pero nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que no hay una edad límite para recurrir a ella, y es que tiene resultados totalmente positivos.

Por lo tanto, es necesario dejar muy claro que la ortodoncia no tiene restricciones de edad. Actualmente, son cada vez más los adultos (incluso de más de 60) que deciden arreglarse la boca, bien porque en su momento no pudieron o bien porque se les ha ido estropeando con el paso del tiempo. Es evidente que el tratamiento es diferente que cuando se le pone a un niño, y es que la fisionomía cambia por completo, por lo que es importante confiar en un profesional con experiencia como el doctor Marín, de los centros S&O.


Tu Clínica S&O más cercana:

S&O C/Princesa 25, Madrid: 91 758 68 35 S&O

C/Dóctor Gómez Ulla 19, Lanzarote: 928 072 410