Hay ciertos factores que debes conocer si te has decidido a recurrir a esta famosa técnica

La aplicación de la toxina botulínica tipo A (conocida comúnmente como bótox) sigue siendo uno de los métodos más buscados y utilizados en la industria de la medicina. A grandes rasgos, lo que provoca es la relajación del músculo para evitar que se contraiga más de lo necesario, y hace desaparecer las líneas de expresión y las arrugas. A pesar de que existen pocas contraindicaciones si se recurre a las manos adecuadas, sí que existen varios factores a tener en cuenta para que el resultado sea duradero y respetuoso con la expresión facial.

Los expertos en el área coinciden en que es muy importante recurrir a un centro medicoestético que posea una experiencia dilatada en este área, como es el caso de las clínicas S&O. Una mala aplicación puede generar indeseados efectos secundarios como la aparición de arrugas en otros lugares, el levantamiento de la ceja o la caída del párpado. Además, es fundamental realizar un estudio previo totalmente personalizado para consensuar junto al paciente las zonas a tratar en función del resultado que busque.

Lo ideal es llegar conseguir ese efecto ‘buena cara’, muy terso y libre de arrugas, pero sin llegar a cambiar radicalmente la expresión. Ese punto solo se consigue gracias a un profesional altamente cualificado como los de sus clínicas, tal y como nos cuenta la doctora Córdoba de Marín. El bótox hay que aplicarlo cada cierto tiempo, puesto que el resultado puede durar entre 3 o 12 meses dependiendo de la persona, lo ideal es que sea el paciente quien decida cuándo considera que lo necesita en lugar de que lo imponga el médico. Lo que sí conviene es que siempre se recurra al mismo centro, puesto que tratamiento evoluciona en el tiempo y es bueno que el especialista te conozca y vaya adaptándolo a cada caso concreto.

¿Tiene efectos secundarios? A pesar de que se sigan todos los pasos recomendables, la aplicación de bótox siempre puede contar con algunos como migrañas o insensibilización de la zona, aunque son pasajeros y poco habituales. Por lo general, si se realiza correctamente el tratamiento y se siguen las pautas posteriores marcadas, se consigue un resultado fabuloso que merece la pena, con un rostro mucho más terso y rejuvenecido.

Pide cita ya mismo en tu Clínica S&O más cercana

S&O C/Princesa 25, Madrid: 91 758 68 35

S&O C/Dóctor Gómez Ulla 19, Lanzarote: 928 072 410